Mandela y la paz... y el perdón.

Nelson Mandela no fue un santo, pero sí –de muchas maneras– un héroe. Estuvo preso casi 30 años en la hoy famosa isla Robben y durante mucho tiempo fue considerado un terrorista, sobretodo cuando asoció su ANC (African National Congress) con el Partido Comunista Sudafricano y recibió grandes "donaciones" de la Unión Seoviética, su gran benefactor. No por nada durante los años 80 fue incluido en la "Lista de Terror" de EE.UU. 

Pero, por sobre todas las cosas, Mandela fue un demócrata. Luchó casi toda su vida contra el Apartheid, ese sistema absurdo y cretino de dominación racial absoluta, buscando la libertad de todos los sudafricanos. Y cuando lo logró, cuando salió de la cárcel con 71 años y Sudáfrica corría el riesgo de caer en el más profundo caos político y social, lo primero que hizo fue llamar a la paz y al perdón.

Pienso que quizás esa debe haber sido la parte más difícil de toda su trayectoria, ser un ejemplo para todos, perdonar sin preguntar, unir a todas las razas de un país que siempre tuvo grandes separaciones y establecer una nueva cultura donde no se discriminara a nadie sin importar su pasado, su color ó su cultura, un país en el que cada individuo tuviera voz y voto.

Los videos que pongo en este post son un pequeño documental que la BBC realizó en el 2010, a puertas del mundial de fútbol y cuando se cumplían 20 años de la liberación de Mandela. Es la cronología del cambio drástico de un país que hoy en día tiene libertad y la historia de un reportero que estuvo en esos momentos difíciles en 1990.